Close

Newsletter Soccas lunes 9 de agosto

Bienvenido

Somos SOCCAS

Trabajando activamente para que que la calidad asistencial y la seguridad del paciente se transformen en temas prioritarios en las políticas públicas de salud en nuestro país.

Editorial: Tiempos confusos

Por: Dra. Dulia Ortega

Si bien el tema se definió en el año 2018, a comienzos de julio de este año la prensa publica que la Organización Mundial de la Salud, incluyó a la vejez en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados (CIE) 11 que se empezará a utilizar desde enero del 2022 (código MG2A).

Esto ha causado revuelo en la comunidad médica. Sociedades científicas, organizaciones comunitarias y autoridades han alzado la voz preguntando porqué un estado natural e inevitable podría clasificarse como una enfermedad, en un país donde las expectativas de vida han aumentado mucho, donde aproximadamente el 12% de la población es mayor a 60 años, lo que nos desafía a plantearnos una convivencia social moderna, global, e inclusiva.

¿Nos estamos ahogando en un vaso de agua, o esto es un problema mayor? Todavía no sabemos, pero parece ser que se trata de un acto equívoco y poco empático, que afecta a un grupo de mujeres y hombres que aunque puede ser vulnerable, no está necesariamente enfermo. Además se debe considerar que una enfermedad como entidad se puede presentar en cualquier segmento etario.

¿Esta decisión es un facilitador para entender mejor las clasificaciones y estadísticas? Puede ser, sin embargo este propósito queda en segundo plano, por ahora es confuso, no parece estar centrado en la persona, sino en la tabulación, y acentúa la preocupación acerca de la temible discriminación, por la ecuación vejez = enfermedad. Abunda la literatura de cómo, cuánto y porqué los ciudadanos mayores son víctimas de este tema.

En Chile actualmente en salud, por distintas razones, hay un tema global por problemas de oportunidad, financiamiento y acceso, que compromete a pacientes en general pero la vulnerabilidad hace que afecte más a este segmento etario, más aún en pandemia. También existe el trato discriminatorio particular en la relación comunicacional, por prejuicios que llevan a descartar un determinado tratamiento sólo por la edad, y peor aún, considerar como enfermedad a un estado normal y natural de una persona mayor (desplazamiento más lento, por ejemplo), o excluir al afectado de las decisiones médicas. Así, hay un mundo creciente de temas que abordar, tanto de personas mayores normales como enfermas, que no son lo mismo, aunque sean de la misma edad,  por lo que tener que además lidiar con la decisión de la OMS puede conducir a un proceso innecesariamente desgastante.

Mientras el mundo influyente plantea a OMS sus preguntas, explica sus dudas y desacuerdos, y logra algún resultado, siento, y me parece de vital importancia, que cada uno de nosotros algo puede aportar. La discriminación por edad no comienza ni termina en la clasificación del CIE. Este hecho nos da la oportunidad de conversar y actuar acorde. En nuestro espacio, el de la calidad sanitaria, es nuestra responsabilidad. No nos podemos olvidar de los más postergados.

Tal como escribió el Dr. Carlos Moreno en la última editorial de este Newsletter, en nuestro acto médico, independientemente de la edad u otras características, podemos proceder con la sensatez y lógica que a veces hace falta. Desde una punción venosa hasta una cirugía compleja, sí podemos entender, sí podemos respetar, sí podemos producir mejorías, no sólo pensando en enfermedades sino también recordando a las personas, y de cómo vienen acompañadas de su mundo y de su historia.

Algunos datos de interés sobre el COVID-19 en nuestro país:

Casos totales1.623.363
Casos activos6.379
Casos día con síntomas452
Casos día sin síntomas270
PCR847
Antígeno21
Pacientes fallecidos36.016
Pacientes en UCI1.125
Pacientes en VMI943
Camas críticas disponibles555

Covid prolongado: mecanismos, factores de riesgo y manejo
Desde su aparición en Wuhan, China, el covid-19 se ha extendido y ha tenido un efecto profundo en la vida y la salud de las personas de todo el mundo. Al 4 de julio de 2021, se habían registrado más de 183 millones de casos confirmados de covid-19 en todo el mundo y 3,97 millones de muertes. La evidencia reciente ha demostrado que una variedad de síntomas persistentes pueden permanecer mucho tiempo después de la infección aguda por SARS-CoV-2, y esta condición ahora es denominada como covid por reconocidos institutos de investigación. Los estudios han demostrado que el covid prolongado puede afectar a todo el espectro de personas con covid-19, desde aquellos con enfermedad aguda muy leve hasta las formas más graves. Al igual que el covid-19 agudo, el covid prolongado puede afectar a múltiples órganos y puede afectar a muchos sistemas, incluidos, entre otros, los sistemas respiratorio, cardiovascular, neurológico, gastrointestinal y musculoesquelético. Sobre este tema pueden seguir leyendo en el siguiente link: https://www.bmj.com/content/374/bmj.n1648

Infecciones revolucionarias de Covid-19 en trabajadores sanitarios vacunados
A pesar de la alta eficacia de la vacuna BNT162b2 contra el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2), se han reportado infecciones poco frecuentes, incluidas infecciones entre los trabajadores de la salud. Se necesitan datos para caracterizar estas infecciones y definir correlaciones de avance e infectividad. Les dejamos la investigación a continuación: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2109072?query=featured_coronavirus

“Barreras y facilitadores para el uso de preparados de base alcohólica: Elemento clave de la estrategia multimodal para aumentar la adherencia a la higiene de manos. Revisión sistemática cualitativa” Karen Ulloa Catalán.
La higiene de manos corresponde a una de las principales medidas de prevención de las infecciones asociadas a la atención en salud. El promedio de adherencia a esta practica es del 38% según la OMS. Aumentar la adherencia a la higiene de manos disminuye la prevalencia de IAAS. Esta revisión muestra cuales son los factores facilitadores o barreras que facilitan o dificultan el uso de preparados de base alcohólica por el personal de salud con el fin de aumentar la adherencia a la Higiene de Manos, según la estrategia multimodal de la OMS. En este link podrán profundizar sobre este tema:https://www.scielo.cl/pdf/rci/v38n1/0716-1018-rci-38-01-0022.pdf 

Varias organizaciones decidieron abrir la información sobre el COVID-19, y les dejamos a continuación los sitios web de las más importantes a nivel mundial:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest